XII Certamen de Relatos Breves-2017

Mi cuento “Homíninos” recibió el Segundo Accésit de Publicación en el Certamen realizado por el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, España.

Untitled

 

Se puede leer aquí y en breve estará en papel.

¡¡¡Feliz…!!!

Anuncios

Poems come in different forms/Los poemas vienen en diferentes formas Depeche Mode en el Estadio Unico (24-03-18)

Words like violence
Break the silence
Come crashing in
Into my little world
Painful to me
Pierce right through me
Can’t you understand?
Oh my little girl
All I ever wanted
All I ever needed
Is here in my arms
Words are very unnecessary
They can only do harm
Vows are spoken
To be broken
Feelings are intense
Words are trivial
Pleasures remain
So does the pain
Words are meaningless
And forgettable
All I ever wanted
All I ever needed
Is here in my arms
Words are very unnecessary
They can only do harm
All I ever wanted
All I ever needed
Is here in my arms
Words are very unnecessary
They can only do harm
All I ever wanted
All I ever needed
Is here in my arms
Words are very unnecessary
They can only do harm
Enjoy the silence

“Enjoy the silence”  (Martin Gore) ©Depeche Mode

dm

El otro ‘boom’ latinoamericano es femenino

Una generación de autoras, como Samanta Schweblin, argentina, o la boliviana Liliana Colazi, se abre paso

 

La escritora argentina Samanta Schweblin, en 2015.

La escritora argentina Samanta Schweblin

El pasado 14 de junio fue importante para Samanta Schweblin (Buenos Aires, 1977). Su novela, Distancia de rescate, era finalista en el Booker Man Internacional, uno de los premios anglosajones más importantes, donde no es habitual que un libro en español, escrito por una latinoamericana, compita. Schweblin no ganó, pero la pica ya estaba puesta. Era casi el final de un camino en el que ya habían aparecido críticas en The New York Times, una hazaña conseguida en los últimos tiempos por las también argentinas Mariana Enríquez (Buenos Aires, 1973) y Pola Oloixarac (Buenos Aires, 1977).

No son los únicos hitos logrados por jóvenes autoras latinoamericanas recientemente. En España, la chilena Paulina Flores (Santiago de Chile, 1988) con Qué vergüenza; la boliviana Liliana Colanzi (Santa Cruz, 1981), con Nuestro mundo muerto, o la mexicana Laia Jufresa (Ciudad de México, 1983), con Umami,se han llevado algunas de las mejores críticas a libros publicados en los últimos meses.

“Es verdad que en el último tiempo ha habido una especie de boom, el ‘otro boom’ de alguna forma. Yo creo que tiene que ver con las editoriales, que están dando más cabida a las mujeres. De todas formas, soy de la opinión de que tiene que llegar un momento en que ser escritora no sea una novedad, no sea una sorpresa, y más allá de fijarnos en si es mujer u hombre, nos fijemos en la buena literatura”, apunta Flores, quien también observa el cariño y cuidado hacia su libro de relatos en su editorial española, Seix Barral: “Casi todas mis editoras o personas con las que he trabajado, encabezadas por la gran Elena Ramírez, son mujeres, así que me siento muy acompañada y las miro con mucha admiración”.

La mexicana Laia Jufresa también constata que “hay menos prejuicio” entre los editores para publicar a las escritoras, pero al mismo tiempo tampoco cree que haya que alegrarse demasiado por esta especie de fenómeno: “Que parezca que hay una ola no debe impedirnos ver que en realidad falta mucho más camino por andar. El trabajo de las mujeres se publica, reseña y traduce aún muchísimo menos que el de los hombres. Pasa literalmente en todo el mundo pero en español, dado que podemos leernos en tantos países, es más notorio. Los libros de una autora peruana, mexicana, uruguaya, etcétera, por lo general pueden leerse en su país y quizás en España, pero rara vez en los otros países de Latinoamérica”.

No obstante, Iolanda Batallé, una editora que ha publicado a Ariana Harwicz (Buenos Aires, 1977), en Rata Editorial, sostiene que este boom existe, pese a que las cifras de ventas no sean todo lo altas que se desearían —como sucedía en el de los años sesenta—, y que no solo tiene que ver con las latinoamericanas sino con las escritoras, en general. “Y el motivo es tan sencillo como poderoso: la curiosidad. Los lectores desean conocer más sobre ellos mismos y para ello es imprescindible leer también a las mujeres que escriben”, manifiesta. Además, según ella, llegará el día en el que los libros que más nos hayan marcado sean aquellos escritos por autoras: “Ellas tienen mucho más que decir por la simple razón de que aún no lo han dicho. ¿Cómo serían los cuentos de Borges si hubiera nacido mujer? ¿Y Rayuela? ¿Cómo hubiera contado una voz femenina la historia de Macondo? Hoy esas preguntas nos parecen extrañas, ¿no es cierto? Quizás pronto no lo sean”, apunta Batallé.

licados en los últimos meses. También la lista Bogotá 39, del Hay Festival, que elige a los mejores escritores de América Latina menores de 40 años, incluye a buena parte de estas escritoras junto a otras como las mexicanas Gabriela Jáuregui (Ciudad de México, 1979) y Brenda Lozano (Ciudad de México, 1981) o la ecuatoriana Mónica Ojeda (Guayaquil, 1988). El número de hombres todavía supera al de mujeres en esta lista (26 frente a 13), pero lo cierto es que nunca antes se había visto este aluvión de publicaciones, premios y alabanzas en España (y no solo en sellos pequeños sino también en Penguin Random House, Seix Barral o Anagrama), América Latina y el mundo anglosajón, a novelas escritas por autoras procedentes del otro lado del charco. Después de los Gabriel García Márquez, Mario Vargas Llosa y Julio Cortázar, entre otros, de hace más de cinco décadas, ¿hay un boom latinoamericano en femenino? Sigue leyendo

Franci Louann

Image may contain: 1 person, smiling, fruit and tree

Franci deleitándose con las naranjas villalisenses.

Casualmente (?), en mi ciudad (La Plata) me encontré con la poeta canadiense Franci Louann. Tuve el honor de que me hiciera conocer su serie de poemas “Missing Lucas” y me dejara traducirlos.  Franci tiene familiares en nuestra región y en los últimos años la considera su segundo hogar. Ha escrito cientos de poemas sobre nuestro país y sus costumbres.

En Canadá es miembro fundador de Poetic Justice  , donde se reúnen poetas nuevos (y no tanto) a leer sus poemas y comentarlos con el sistema de open mic (micrófono abierto).

Franci es una poeta premiada( Pandora’s Collective, the Burnaby Writers’ Society, the Surrey International Writers’ Conference) y ha publicado varios poemas y poemarios (Woman’s Eye: 12 B.C. Poets ,Beach Cardiology , etc), también ha conducido talleres de escritura creativa

Además es muy generosa y quiere sacar la poeta en mi.

En alguna otra visita de Franci, organizaremos Poetic Justice a la Argentina.

Toda una dama de las letras, es un honor haberla conocido y trabajar un poquito a su lado.

Sin título

©Franci Louann   flouann@telus.net

La versión en inglés fue premiada.

El blog de Franci en inglés: https://francilouann.com/

Poetic Justice: http://poeticjusticenewwest.org

En FB: https://www.facebook.com/Poetic-Justice-New-West-1470931619880186/

 

Las flores

93236796

En la calle hay una nena

La nena tiene familia.

La familia no tiene casa y tiene más de una nena

La nena te vende flores

Flores que le da el hombre

El hombre tiene casa y tiene familia

En la esquina, a la tardecita,  el hombre le dice a la nena

Que le traiga toda la plata sin palabras ni protestas

La nena mira la canasta

La canasta no está vacía

La nena llora en silencio

El hombre le grita

Pone su mano sobre la nena

La nena ya no llora

La nena que ya casi no es nena

Vos viste todo desde la esquina

A la tardecita

Con las flores en la mano y

La cabeza agachada.

foto:© Todos los derechos reservados por Celas Maya