10

Reinventan,

confunden,

critican,

aspiran,

sueñan,

odian,

aman,

dan

No.

¿Y?

©patriciaguzmán

people-2604432_960_720
Anuncios

Vorágine

shattered dreams-digitally man

Fue solo cuando volvió que se dio cuenta que era el amor de su vida. Y sin embargo, la dejó ir, envuelta en un sinfín de contradicciones y escapadas que lo habían dejado vacío. Al volver, él sabía que la vorágine de su vida se lo volvería a tragar, el tiempo transcurriría y no se iba a animar a dejar todo para correr detrás de ella… ¿O sí?

 

©patriciaguzmán

Imagen: “Shattered dreams” collage ©patriciaguzmán

Oda a la Procastinación

Escribí.

Escribí algo.

Escribí algo en dos horas.

Escribí algo en dos horas y terminálo.

Escribí algo en dos horas, terminálo y que tenga sentido.

Escribí algo en dos horas, terminálo, que tenga sentido y que sea bueno.

Escribí algo en dos horas, terminálo, que tenga sentido. ¡Ah, bueno!

Escribí algo en dos horas, terminálo,  aunque sea sin sentido.

¿Escribí algo en dos horas? ¡Terminála!

Escribí algo, se van las horas.

Escribí. Algo es algo.

¿Escribir?

11890930_829400680511948_2512070008582369635_n

Rutina

DESPERTADOR
Se levanta enseguida cuando suena el despertador, no le gusta remolonear. Va al baño y baja rápido a tomarse un café, saluda a su señora y a los chicos y sale corriendo a la parada. El 97 está atrasado. Lo apretujan y se va deslizando hacia atrás, baja a dos cuadras del trabajo. Saluda al de recepción y se mete en la cabina a cambiarse. El traje le queda un poco apretado, le va a decir a Luisa que no haga más postres. Se ajusta la capa y sale a salvar el mundo.

El más rico del mundo

Al principio era novedoso y hasta excitante. Las riquezas del mundo estaban a sus pies, las mejores comidas, la ropa más fabulosa, los autos de lujo. Probó de todo, se extasió con todo y se hartó también. Cuando los meses pasaron y fue evidente que estaba solo en el mundo, se dio cuenta que no era feliz. Rumió por unos meses más sobre qué hacer, pero pronto la depresión se apoderó de él. Subió al edificio más alto de la ciudad: ya en la terraza observó la desolación del mundo sin habitantes. Se compadeció de si mismo y antes de llegar al borde, cerró los ojos, inspiró fuertemente y se largó en caída libre.
Cuando pasó por el sexto piso, sonó el teléfono.

descarga